alfarero.es.

alfarero.es.

Cómo limpiar platos de cerámica

Introducción

Los platos de cerámica son una opción popular para servir la comida debido a su belleza y durabilidad. Sin embargo, cuando se trata de limpiarlos, pueden ser un poco más difíciles de tratar que los platos de otros materiales. En este artículo, te mostramos cómo limpiar platos de cerámica.

Pasos para limpiar platos de cerámica

Paso 1: Preparación

Antes de comenzar a limpiar tus platos de cerámica, asegúrate de tener todo lo que necesitas a mano. Esto incluye agua tibia, jabón suave, una esponja o cepillo suave, y un paño suave.

Paso 2: Retira la suciedad y los residuos

Comienza por eliminar los restos de comida de tus platos usando una espátula o un cepillo suave. Luego, enjuaga los platos con agua tibia para eliminar cualquier resto de comida adicional.

Paso 3: Aplica jabón suave

Una vez que los platos están libres de restos de comida, lávalos a mano usando un jabón suave y una esponja o un cepillo suave. Evita usar detergentes abrasivos, ya que pueden rayar la superficie de cerámica de los platos y dañar su acabado.

Paso 4: Enjuaga bien

Después de lavar los platos con jabón, enjuágalos bien con agua tibia para eliminar cualquier residuo de jabón. Asegúrate de enjuagar tanto la parte superior como la inferior de los platos.

Paso 5: Seca con un paño suave

Por último, seca los platos de cerámica con un paño suave y absorbente. Asegúrate de que los platos estén completamente secos antes de guardarlos en un armario.

Consejos adicionales para limpiar platos de cerámica

Evita el uso de estropajos abrasivos

Los estropajos abrasivos pueden rayar la superficie de los platos de cerámica, lo que puede dañar su acabado y hacer que parezcan opacos y sin vida. En su lugar, utiliza una esponja o un cepillo suave y jabón suave para lavar los platos.

Evita el lavado en lavavajillas

Los platos de cerámica son generalmente seguros para usar en el lavavajillas, pero se recomienda lavarlos a mano para evitar el desgaste y el desvanecimiento del color. Si necesitas usar el lavavajillas, asegúrate de que los platos estén apilados y asegurados para evitar que se tambaleen y se rayen.

Almacenamiento adecuado

Asegúrate de almacenar tus platos de cerámica en un lugar seguro y seco. Evita apilarlos demasiado, ya que esto puede hacer que se rompan o se rayen. Si tienes que apilar tus platos, pon una capa de papel para hornear o un paño entre ellos para evitar que se rayen.

Conclusión

Limpiar platos de cerámica puede ser un poco más difícil que limpiar platos de otros materiales, pero con los consejos y pasos adecuados, puedes mantener tus platos de cerámica limpios y en buen estado por mucho tiempo. Recuerda evitar detergentes abrasivos y estropajos para evitar que se rayen y desgasten. ¡Disfruta tus platos de cerámica limpios y relucientes!